Cómo debe ser la alimentación de los niños

CÓMO DEBE SER LA ALIMENTACIÓN EN VERANO

Estamos en la época vacacional y además de preocuparnos por encontrar los mejores destinos para viajar con niños en verano, hay otros aspectos que atañen al cuidado de los pequeños y por los que en esta época del año los adultos debemos preocuparnos.

 

Cómo debe ser la alimentación de los niños en verano es algo clave en lo que debemos poner especial atención para cuidar de la salud de los pequeños de la casa.

 

En verano cambia la dieta de toda la familia. Las altas temperaturas hacen que apetezcan alimentos más frescos e hidratantes. Además tendemos a modificar los horario
s y a comer más entre horas, debido al mayor tiempo libre del que contamos.

 

Atender a la correcta alimentación de los niños en verano es una de las pautas claves para que tu hijo tenga una vida sana y activa. Por ello os mostramos unos cuantos consejos para que su dieta sea sana y equilibrada, con alimentos propicios para esta época del año:

 

  • Frutas y verduras: son esenciales en la dieta de los niños en cualquier época del año debido a la gran cantidad de vitaminas o nutrientes que aportan. En verano, las frutas apetecen mucho más, ya que son frescas e hidratantes y son perfectas para combatir el calor. Las verduras en ensaladas frescas combinadas con otros alimentos como queso, nueces, pavo, legumbres… también son una buena opción.
  • Las carnes, mejor blancas o de pescado y a la plancha. Por ejemplo, una buena barbacoa apetece mucho más a los niños en verano que un plato guisado.
  • En verano es normal que se conceda algún capricho a los más pequeños, como helados o refrescos. Son productos que con las altas temperaturas apetecen mucho. Pero cuidado con el abuso de azúcares. Hay que controlar la cantidad. También debes evitar las frituras en la dieta de los niños.
  • Dentro de lo posible y aunque también es habitual el picoteo entre horas y el cambio de los horarios que normalmente se respetan en época escolar, trata de que los niños desayunen, coman y cenen siempre a la misma hora. No importa que sea más tarde de lo habitual. En verano es normal que los niños madruguen menos y se acuesten más tarde.

 

Con todo lo indicado y manteniendo a tus hijos bien hidratados con agua, la dieta de los pequeños de la casa en verano estará cuidada. Piensa que, además, si tu hijo tiene que hincar los codos este verano,  son muchos los beneficios de una buena alimentación para los estudios.