El uso de la telefonía móvil ha cambiado radicalmente nuestra forma de relacionarnos, ofreciendo, en la mayoría de los casos, muchas ventajas. Pero entre los efectos negativos que contiene está el uso descontrolado por parte de los menores, que ven el smartphone como una fuente inagotable de entretenimiento, lo que les da lugar a pasar excesivo tiempo con el móvil.