AYUDAR A MI HIJO A REFORZAR LO QUE APRENDE EN EL COLE

CÓMO AYUDAR A MI HIJO A REFORZAR LO QUE APRENDE EN EL COLE

Un buen rendimiento escolar depende de muchas otras cosas que sentarnos con nuestros hijos durante horas y terminar haciendo nosotros sus deberes.

 

Ayudar a los niños a reforzar lo que aprenden en el colegio es posible mediante la implantación de una serie de procesos llevados a cabo en el ámbito familiar y en los que todos los adultos que conviven con el menor y el niño en cuestión deben estar implicados.

 

De hecho, los expertos aconsejan que los adultos no caigan en el error de hacer las cosas por su hijo. Esto no significa que debamos abandonarles a su suerte. Todo debe tener un término medio. Podemos echarles una mano pero dejando que sean ellos mismos los que analicen los razonamientos y asimilen los conocimientos, logrando por sí mismos resultados.

 

Interesarse por sus estudios y conversar con nuestro hijo sobre su vida escolar y sobre las materias aprendidas, será el primer paso. Reforzar la lectura de nuestros hijos compartiendo con ellos ratos de ocio en los que los adultos pueden pasar ratos en familia, tranquilos y sin presión, sin duda, también ayudará.

 

Pero hay muchas otras opciones que pueden ayudar a nuestro hijo a reforzar lo aprendido en el colegio.

 

Por ejemplo, los expertos aseguran que un buen ambiente familiar es muy favorable para que los niños puedan mejorar su concentración en casa y reforzar de forma efectiva con una buena asimilación, lo aprendido en las clases escolares.

 

También es muy recomendable que los niños cuenten con un espacio tranquilo y ordenado en el que puedan estudiar. Un escritorio amplio, luminoso y libre de ruidos, ayudará a los pequeños a concentrarse.

 

No es conveniente apretar hasta ahogar. Lo que queremos decir con esto es que si bien es necesario inculcar el valor de la educación, la disciplina y el trabajo en el menor, los adultos deben tener cuidado para no resultar demasiado exigentes y tratar de pedir a un niño más de lo que puede dar. Cada niño es un mundo, tiene su ritmo y su proceso de asimilación. Una buena forma de combatir el estrés en nuestros hijos es saber exigirles sin generarles inseguridad.

 

Como comentábamos al principio, los adultos deben estar siempre disponibles para resolver cualquier tipo de duda que le surja al menor durante su proceso de estudio en casa, pero nunca deben hacer los ejercicios por él. Y sobre todo, nunca hay que perder los nervios con un niño que presenta dificultades para asimilar algún concepto.